Implantes dentales en San Salvador de Jujuy

Implantes dentales

En el Centro Odontológico Integral realizamos el reemplazo permanente de los dientes a aquellas personas que lo requieren por comodidad, confianza y propósitos cosméticos.

Al igual que muchas otras personas, ¿ha perdido usted uno o más de sus dientes? En tal caso puede que sufra molestias físicas, dificultad para comer o un cambio en su apariencia. En la actualidad, los avances tecnológicos en implantes dentales han hecho posible el mejoramiento de estas condiciones.

Los implantes dentales son una manera segura y comprobada de restaurar la salud, la comodidad y la belleza de su boca. Lo mejor es que se sienten y parecen como sus propios dientes. Los implantes dentales hoy en día tienen una tasa de éxito comprobada, de modo que si ha sufrido la pérdida de alguno de sus dientes o usa cualquier tipo de prótesis dental, los implantes dentales pueden ofrecer enormes beneficios, pues podrá comer sin dificultad, de manera confortable, confiable y notará un mejoramiento en su apariencia. Nunca más sentirá molestias debido a prótesis dentales que no se ajustan apropiadamente.

Centro Odontológico Integral implantes orales

¿Qué son los implantes dentales?

Son pequeños dispositivos de titanio que se colocan en el interior de los huesos maxilares superior e inferior, se unen al hueso y actúan como soporte para los dientes de reemplazo. Los implantes dentales pueden usarse para reemplazar uno o más dientes y hay varias opciones disponibles para restaurar los dientes dependiendo de su caso, su dentista discutirá detalladamente estas opciones con usted.

Los pacientes que han seleccionado el método de dientes implantados informan que se sienten contentos y cómodos por primera vez desde que perdieron sus dientes naturales.

Centro Odontológico Integral radiografía e implantes dentales

¿Quién puede recibir implantes dentales?

Cualquier persona a la que le falta un diente es candidato para el implante dental. Una consulta con su dentista determinará el tipo de tratamiento que requiere y algunos casos pueden ser relativamente simples. Todas las fases del tratamiento de implantes se discutirán extensamente después de un diagnóstico completo.

Su diagnóstico para el tratamiento con implantes dentales incluirá fotografías, radiografías, modelos para estudio, medidas, exámenes clínicos, exámenes de laboratorio y una evaluación de su condición física.

¿Por qué son los implantes dentales una buena selección?

Los implantes dentales son más estables y se sienten más como dientes naturales que las dentaduras convencionales. Son una opción restaurativa comprobada con un largo historial clínico.

La tasa de éxito es hoy en día mejor que nunca. Estudios a largo plazo indican que los pacientes con implantes dentales pueden disfrutar los beneficios diarios de sus implantes muchos años después de su colocación. Proveen resultados excelentes que reducen enormemente la inconveniencia asociada con la pérdida de dientes.

¿Cómo se colocan los implantes dentales?

Las restauraciones con los implantes dentales se llevan a cabo en dos fases. La primera fase consiste en la colocación quirúrgica del implante o los implantes en la mandíbula. Esto se lleva a cabo en el consultorio de su especialista implantológico. La colocación del implante es muy precisa, una vez en su sitio el tejido de la encía cubre el implante por un periodo curativo de tres a seis meses. Durante este tiempo el implante se une permanentemente al hueso.

Como los huesos de los maxilares tienen muy pocos nervios, el procedimiento de colocación causará solo una pequeña molestia y usted sanará pronto. Su dentista procurará que se sienta cómodo a través de todo el periodo de espera. Usted podrá usar su propia dentadura hasta que se complete el tratamiento.

La segunda fase consiste en la construcción del diente o dientes de remplazo (prótesis). Cuando el periodo de curación haya terminado, su dentista descubrirá la parte superior del implante dental usando un procedimiento rápido y sencillo. Entonces, usará el implante como la base sólida para restaurar sus dientes.

Su dentista recomendará el tipo de restauración que sea mejor para usted. Las opciones incluyen coronas para reemplazar un solo diente, puentes cuando faltan varios dientes y dentaduras fijas. Cada opción será evaluada cuidadosamente para su caso individual.

Las prótesis ancladas o fijadas sobre implantes deberán ser reemplazadas o acondicionadas según el caso clínico cada 2 a 3 años, dependiendo del grado de reabsorción ósea, del deterioro del material de las bases protésicas o de los elementos de anclaje y retención: clips, o-rings, cazoletas, ataches, etc.

Centro Odontológico Integral implantes dentales

Valor del tratamiento

Nuestro centro hace saber a los pacientes que el valor de cada tratamiento dependerá de las condiciones óseas preexistentes. En caso de insuficiente oferta de hueso, tanto en altura como en ancho, pueden ser necesarios procedimientos quirúrgicos complementarios, cuyo costo no está incluido en el valor del implante.

Para el caso en que las condiciones óseas fueran las ideales y no se precisen cirugías complementarias ni el uso de ningún tipo de biomateriales, el valor del tratamiento será el de la colocación de un implante simple, dependiendo de la cantidad y tipo de implantes requeridos.

Esto incluye la colocación del cuerpo del implante, pilar transmucoso y elemento provisorio o corona de acrílico. Recuerde que no se incluye el costo de las coronas definitivas o semipermanentes de porcelana o similares.

Igualmente, el costo no incluye la realización de técnicas quirúrgicas complementarias ni el uso de biomateriales, tales como hueso de banco, hueso bovino, biovidrios, hidroxiapatitas, membranas colágenas, de teflón, óseas, etc.

En el caso de la colocación de implantes en el sector estético que requieran cirugías plásticas periodontales o manejo de tejidos blandos en la segunda fase quirúrgica, el costo mínimo del mismo será de acuerdo con los biomateriales utilizados en cada caso. El presupuesto de dichas cirugías adicionales también dependerá de cada caso en particular.

Las opciones restaurativas enunciadas aquí responden a tratamientos estandarizados. No obstante, las posibilidades protésicas y rehabilitadoras son múltiples y están en estrecha relación al caso clínico. Si deseara conocer algún tópico en profundidad, con gusto se darán a conocer los detalles e información requerida.

Para todos los pacientes implantológicos el uso de una placa de relajación neuromuscular o guarda oclusal nocturna será de uso obligatorio, para evitar la posibilidad de roturas potenciales de implantes, tornillos de conexión o componentes protésicos por parafunción nocturna o bruxismo.

Implante dental óseo integrado

Realizamos el tratamiento con implante dental óseo integrado que permite, en aquellos casos donde es o fue inevitable la pérdida dentaria, reemplazar esta por un órgano similar, devolviendo la forma y función del elemento natural.

Este avance es posible mediante el uso de biomateriales como el titanio de alto grado de pureza, que se integran con el tejido óseo de los maxilares. Lograr la óseointegración significa que el organismo acepta totalmente el biomaterial (como propio), sin interponer algún tejido o elemento de defensa, pasando a formar parte estable y permanente de los maxilares en condiciones óptimas para cumplir sus funciones de soporte dentario.

Los implantes dentales son sustitutos artificiales de raíces de dientes naturales perdidos o dientes congénitamente faltantes. Los implantes pueden ser utilizados para sostener solo una corona, una prótesis parcial removible o fija o una prótesis completa removible o fija. Otros implementos pueden ser utilizados para reconstruir las estructuras de los maxilares que han perdido hueso por traumas u otras causas.

Hay diversas especies de implantes dentales, cada problema puede ser corregido utilizando el implante más apropiado para cada caso. Algunos implantes están hechos de metales, otros de cerámica, pueden tener la forma de un tornillo, de un cono o un cilindro. Son colocados dentro del hueso por lo que se denominan implantes intraóseos.

Cuándo elegir un tratamiento de implantes

Apoyamos a los pacientes cuando deben decidir sobre la realización de un tratamiento de implantes.

¿En qué casos están indicados los implantes?

Hay por lo menos tres situaciones específicas en las cuales los implantes orales pueden ser el tratamiento a elegir:

  1. Cuando solo un diente debe ser reemplazado, tanto por razones estéticas como funcionales.
  2. Para reemplazar varios dientes perdidos cuando los elementos dentarios existentes son insuficientes para hacer de la prótesis fija un tratamiento prudente.
  3. Para reponer todos los dientes de un maxilar o de ambos (en el caso del desdentado total).

Caso 1: reemplazo de un diente

En el método convencional para reemplazar un diente faltante se desgastan los dientes vecinos para que reciban coronas que servirán como soporte del diente ausente.

Cuando los dientes a ser tallados están sanos, un implante puede ser colocado sin la necesidad de desgastar los dientes vecinos. En este caso observamos que la restauración más conservadora es el implante.

Caso 2: reemplazo de varios dientes

Cuando hay ausencia de dos o más dientes continuos, un puente puede ser el tratamiento a elegir. A mayor cantidad de dientes faltantes mayor será la carga que deberán resistir los que actúan de soporte. Cuando la carga es excesiva, la prótesis parcial removible deberá ser considerada para solucionar el problema.

Esta prótesis tiene un costo menor pero tiene varias desventajas: presenta inconvenientes estéticos, requiere frecuentes reacondicionamientos, es de mayores dimensiones, da inseguridad al portador, es menos estable, el paciente requiere de un periodo de adaptación, condiciona psíquicamente, retiene alimentos y debido a que en muchos casos se apoya sobre los tejidos blandos, provoca reabsorción del hueso subyacente, desadaptación de la prótesis y mal funcionamiento de la misma, lo que influye en el resto del sistema masticatorio.

Esta situación da lugar a una de las indicaciones más frecuentes para los implantes, pues colocados en el espacio anteriormente ocupado por los dientes perdidos pueden proveer el soporte adicional necesario, para permitir el uso de una prótesis fija (puentes o coronas individuales) cuando en otras circunstancias hubiera sido requerida una prótesis parcial removible.

Caso 3: reemplazo de todos los dientes de un maxilar

El método convencional para reemplazar todos los dientes en un maxilar es con una prótesis completa, pero si el hueso no provee el soporte suficiente, necesitaremos los implantes.

Una prótesis completa descansa sobre las encías y cuando es colocada en el maxilar superior puede distribuir la carga o fuerza de la masticación sobre todo el paladar. Las fuerzas que pueden tender a sacar la prótesis de su sitio son contrarrestadas por el vacío que se forma entre la prótesis y el paladar. Este vacío ayuda a mantener la prótesis en su posición.

La mayoría de los pacientes son capaces de adaptarse razonablemente bien a una prótesis completa superior, pero una prótesis completa inferior es considerablemente más difícil de aprender a usar, considerando que el único maxilar móvil es el inferior. La carga está concentrada sobre un área menor y este vacío usualmente no puede ser utilizado para estabilizar la dentadura.

Además, los movimientos de la lengua y otros músculos al hablar, comer, etc. tienden a generar más fuerzas que pueden desplazar la prótesis. La presión sobre las encías causa cambios en el hueso subyacente, lo que trae aparejada la pérdida de estabilidad de la prótesis.

Por esta razón, las prótesis completas deben ser examinadas por el profesional a intervalos regulares y cuando los tejidos muestran cambios, las dentaduras deben ser reajustadas, rebasadas o reconstruidas, dependiendo de su condición específica.

Cuando las prótesis desadaptadas continúan siendo usadas, la presión se concentra en pequeñas áreas y el hueso se reabsorbe más rápidamente. Eventualmente, tanto hueso es reabsorbido que una prótesis completa ya no puede utilizarse y en estos casos los implantes son considerados como la alternativa terapéutica actual.

Podemos resumir diciendo que las ventajas de las prótesis sobre implantes alcanzan los aspectos psíquicos, físicos, funcionales, de preservación de los rebordes desdentados, de las relaciones entre los maxilares, de la lengua, del gusto, de la nutrición, etc.

Vida útil de un implante

Trabajamos con implantes dentales hechos en materiales resistentes y diseñados para soportar grandes fuerzas oclusales con un importante margen de seguridad.

Sin embargo, la acumulación de bacterias alrededor de los implantes ocurre de la misma forma que alrededor de un diente, cuando se permite la permanencia de las mismas, la encía se inflama y hay eventual pérdida del hueso de soporte.

Llamamos a este proceso enfermedad periodontal, pues ocurre alrededor del diente (“peri” significa alrededor y “donto” diente), un proceso similar puede ocurrir alrededor de un implante si a la placa bacteriana se permite acumularse alrededor del mismo. Cuando esto sucede lo denominamos enfermedad perimplantaria o perimplantitis. Por tanto, el implante debe mantenerse limpio, afortunadamente es más fácil de tener limpio que el propio diente que reemplaza.

Esto significa que si el implante es mantenido en buen estado deberá funcionar bien por muchos años. Si no resulta exitoso, (la estadística habla de un éxito del 95% al 97%) es algunas veces necesario removerlo, reparar los tejidos adyacentes y recolocar otro implante en el mismo sitio o uno contiguo.

Duración del tratamiento

Desde la decisión de realizar el tratamiento hasta la colocación de los implantes, se requiere un periodo de aproximadamente 10 días, durante el cual nuestro Centro Odontológico Integral realiza los estudios clínicos necesarios (impresiones, modelos, registros, etc.) y complementarios (diagnóstico por imágenes, radiografías, tomografía lineal o computada, análisis de laboratorio, montaje en articulador, encerado de diagnóstico, guía quirúrgica, etc.).

La intervención se realiza en un consultorio odontológico adecuadamente preparado para este fin, con el paciente consciente (con anestesia local). Una vez realizada la intervención, el paciente se retira por sus propios medios.

Después de que el implante es quirúrgicamente colocado, permitimos que transcurra un periodo de 3 a 6 meses antes de iniciar la reconstrucción protésica final. El periodo de cicatrización permite al implante integrarse al hueso, formar parte del mismo (óseo-integración).

Después de finalizado el tratamiento, necesitamos que nos visite en intervalos regulares, 2 o 3 veces por año, para controlar los implantes y los tejidos adyacentes.